#14 El regalo de Pablito (autor y año desconocidos)

Los niños, por ser niños, no saben lo que quieren. A lo más pueden ser conscientes de sus deseos inmediatos, pero no de que estos se suceden incesantemente, ni de que esta retahíla de aspiraciones confunde aquellas que son importantes con las que no. Aquellas que sirven con las que no. Los niños no saben lo que quieren ni pueden saber lo que les conviene, porque no han configurado una imagen de lo que es y será “bueno” para ellos en el futuro. Los más afortunados tienen un porvenir dulce y abierto como un biombo de colores, y no precisan empinarse para husmear qué hay al otro lado ni salir del paraíso conformado por los actos y gestos aparentemente gratuitos. Pero también están los otros niños, los que están solos, y los que están peor aun, rodeados de enemigos cuyos nombres aparecen en su misma libreta de familia, o que dicen ser sus guías espirituales, o que alegremente los sacrifican día tras día para poder comprar una ametralladora. Esos niños tal vez no saben lo que quieren pero saben lo que no quieren. Quizá no tengan claridad sobre lo que les conviene, pero reconocen lo que les daña. Esos niños también “quieren otro mundo”, pero otro “otro mundo”, y cuando llegue el momento en que sepan expresarlo, habrá que escucharles, porque esos niños (como todos) dicen la verdad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s