#18 Serra Pelada (1986), de Sebastiao Salgado

El autor de esta fotografía ha dicho que en la mina de oro de Serra Pelada, Brasil, se encontró súbitamente con la historia del mundo, particularmente con el opaco periodo en que fueron construidas las pirámides de Gizah. El autor de esta fotografía se equivoca y se queda corto. Se equivoca, porque la multitud de trabajadores que vemos esculpidos en barro no eran esclavos ni campesinos unidos a la gran obra por un deber religioso; cada uno de ellos se sometió libremente a esta ruleta rusa con la esperanza de encontrar pepitas de oro en una celda invisible de 2×2 metros. Se equivoca, porque en vez de construir algo –la inútil tumba de un rey, por más que sea–, los 100 mil garimpeiros cavaron tan profundo que pudieron levantar una pirámide con la tierra removida, y sin embargo esta se desvaneció en el aire como tantas otras cosas que han incomodado la circulación de la riqueza. Y se equivoca, porque tras la magna obra lo único que quedó en la Sierra Pelada fue un gigantesco agujero contaminado. Por estas tres equivocaciones, el fotógrafo se quedó corto, pues no vio que en esta imagen no está la historia del mundo sino su presente; que ese forado infernal no se parece a la construcción de Cheops ni obedece a su sistema de creencias, sino que es la versión extrema de cualquiera y de todas las ciudades-factoría que infestan al mundo, de esas que devoran hombres, tierra, agua y aire por igual.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s